980x148
Entretenimiento Volver a "Entretenimiento"

Magritte y los artistas conceptuales, una relación al descubierto en Bruselas

BÉLGICA MAGRITTE | 12 de octubre de 2017

Una mujer contempla algunas obras del pintor belga René Magritte en el Museo Real de Bellas Artes de Bruselas (Bélgica). EFE

Bruselas, 12 oct (EFE).- Más de 150 obras revelan desde mañana en Bruselas la relación entre René Magritte y el conceptualismo, a través de su diálogo con el poeta, cineasta y artista Marcel Broodthaers, y las reinterpretaciones posteriores de sus obras de la mano de otros artistas estadounidenses impulsores del movimiento.

"Magritte, Broodthaers y el arte contemporáneo" es una de las grandes exposiciones con las que el Museo Magritte de Bruselas celebra este año los cincuenta años de su muerte, con el objetivo de descubrir todas las facetas del artista, el icono del surrealismo belga que se desmarcó de ese movimiento mediante el arte conceptual.

"El legado de Magritte sigue estando vivo", dijo hoy a Efe el director del museo, Michel Draguet, para quien esta exposición pone en valor la fuerza y la inmortalidad de sus obras, que fascinaron a Broodthaers, pero también a Andy Warhol o a Salvador Dalí.

La muestra es un viaje por el tiempo al primer encuentro entre Broodthaers (1924-1976) y Magritte (1898-1967), en 1964, solo tres años antes de la muerte del pintor de los bombines, y un tiempo en el que se creó "una relación de filiación entre ambos".

Para Broodthaers, "La traición de las imágenes" (1928-1929), con la que Magritte introduce su idea de deconstrucción del lenguaje, trampantojos y filosofía, es "la obra más importante del siglo XX".

En esta serie se incluye su famosa pipa de tabaco acompañada de la frase "Esto no es una pipa" ("Ceci n'est pas une pipe"), que desafía la relación entre palabra y objeto, presente en toda su obra, que viaja a Bélgica desde el Country Museum of Art (LACMA) de Los Ángeles por primera vez en 45 años.

Una obra que reinterpretó el propio Broodthaers más de 40 años después, con la serie "Quatre pipes alphabet" (1969), o, más tarde, Keith Haring con "Tribute to Magritte: this is not a pipe" (1989), todas ellas expuestas ahora en una misma sala.

"Hay una deconstrucción del lenguaje en Magritte que muestra la idea de que la imagen como tal, lo visible, es superior al texto, a lo legible. Eso obsesionó a Broodthaers y a otros artistas", apunta Draguet.

El recorrido incide en este mensaje gracias a un conjunto de obras procedentes de centros como el Georges Pompidou, en París, o el Fine Arts Museum de San Francisco.

El arte de Magritte es también el de los objetos cotidianos, desde pipas a botas, manzanas, sombreros o huevos, a los que otorga un nuevo significado simbólico también retomado por Broodthaers.

"Mi pintura consiste en imágenes desconocidas de lo conocido. Describe un pensamiento hecho de apariencias que el mundo nos ofrece y que están unidas en un orden que evoca el misterio de la realidad", decía el propio artista de su obra.

El diálogo entre arte y poesía está presente en toda la trayectoria de Magritte, una particularidad que dio personalidad a su obra y le hizo ganarse el título de "poeta de lo visible", como le denominan muchos belgas.

"La poesía es lo que prima en Magritte. Más que contar las historias a través de los cuadros, es a través de la poesía que se produce una reflexión sobre el lenguaje, con la que convierte en imagen el arte de hacer preguntas", añade el director.

La exposición también recoge el diálogo de Magritte con otros artistas realistas, como Arman (1928-2005), que con una escultura de un trombón y un extintor reinterpreta "El descubrimiento del fuego" (1934-1935) de Magritte, expuesto ahora gracias a la cesión de una colección privada; y una idea que retomó Dalí también en su "Jirafa en Llamas" (1936).

Precisamente, Dalí será protagonista en la celebración de los 10 años del Museo Magritte, en 2019, con una exposición que dibujará los vínculos entre ambos artistas, que mantuvieron un diálogo "muy surrealista", en palabras de Draguet.

La organización de esta muestra ya está en marcha, en colaboración con el Salvador Dalí Museum de San Petersburgo (Florida, Estados Unidos), y en la que también se expondrán obras procedentes del Teatro-Museo Dalí, de Figueras (Girona, España).

Entretenimiento