980x148

Los países del grupo BRICS reniegan de las políticas de Trump

BRICS EXTERIORES | 19 de junio de 2017

(i-d) El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes; de Rusia, Serguéi Lavrov; de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane; de India, Vijay Kumar Singh, y de China, Wang Yi, asisten a una rueda de prensa celebrada en el marco de la cumbre anual de países emergentes (BRICS) que se celebra en Pekín (China), hoy, 19 de junio de 2017. EFE

Pekín, 19 jun (EFE).- Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica reforzarán su unión para abogar por un mundo con menores barreras comerciales, donde se aumente la lucha contra el cambio climático o el terrorismo en base al multilateralismo, en una clara oposición al guión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En plena retirada estadounidense de cuestiones de calado global, los ministros de Exteriores de los países que forman el grupo BRICS reivindicaron hoy su papel ante las amenazas globales al final de una reunión de dos días en Pekín.

"No podemos perder de vista que los cinco países de los BRICS representan una parcela muy importante de la población mundial (...). Son países que tienen influencia en el mundo", remarcó el titular de Exteriores brasileño, Aloysio Nunes, en la rueda de prensa que cerró la cita.

No al proteccionismo, sí al libre comercio y a la globalización -aunque más equilibrada- y total apoyo al Acuerdo de París del cambio climático. Son algunos de los puntos destacados del comunicado oficial que difundieron los ministros tras su encuentro, antesala a la cumbre que los líderes de los BRICS celebrarán en China a comienzos de septiembre próximo.

Sin nombrar directamente a Trump en su documento final, el bloque anima a evitar su tendencia aislacionista: urge a todos los países a cumplir con el pacto climático de París, del que EEUU ha anunciado su retirada, y emplaza a las naciones desarrolladas a "proporcionar" la financiación necesaria, la tecnología o el apoyo acordado a los países en desarrollo.

"Creo que nuestros países (...) seguramente serán un factor importante para el cumplimiento de este acuerdo (de París)", confió el ministro brasileño.

Los cancilleres también hablaron de terrorismo y de cómo gestionar conflictos como en Siria o Corea, crisis que se perpetúan y en las que los BRICS creen que Washington actúa de manera unilateral o amenaza con hacerlo, algo que este grupo no considera la vía correcta.

El grupo condenó las intervenciones militares o sanciones económicas unilaterales "en violación de la ley internacional y las normas de relaciones internacionales reconocidas universalmente", tan sólo un día después de que EEUU derribara un avión del Gobierno sirio provocando una escalada de la tensión con Damasco.

El reciente suceso en Siria también estuvo presente en las conversaciones y llevó al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, a instar a Washington a respetar la soberanía siria y a sumarse al trabajo consensuado con el régimen de este país.

"En la nueva situación internacional, los países tienen que estrechar su cooperación", reafirmó por su parte el presidente chino, Xi Jinping, tras recibir a los cancilleres en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín como guinda a su viaje.

En opinión de Xi, los BRICS comienzan una "nueva década de oro" en la que su cooperación es y será vital para "crear un entorno internacional más favorable".

China trató de despejar cualquier duda sobre la unión del bloque o las diferencias entre sus miembros, remarcando el peso de estas economías, las de mayor crecimiento del mundo.

"Las sospechas evidencian que la comunidad internacional presta mucha atención a los BRICS y al desarrollo del bloque", zanjó el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, a preguntas de los periodistas.

Como ejemplo de su unidad y de su apoyo al crecimiento global, los miembros destacaron el nuevo banco de desarrollo creado por el bloque, un mecanismo que está en marcha desde 2015 y que hoy acordaron seguir impulsando.

En una reunión paralela, representantes de sectores financieros de los BRICS coincidieron en la necesidad de incrementar la cooperación en diversas áreas financieras y fiscales, como la lucha contra la financiación del terrorismo.

China, que ejerce este año de presidente del grupo, acogerá en Xiamen (sureste) entre los días 3 y 5 de septiembre la próxima cumbre de jefes de Estado y Gobierno de los BRICS, una cita en la que se espera que Pekín continúe mostrándose como adalid de la globalización en un mundo falto de líderes.

Economía