980x148

La OEA buscará soluciones a la crisis de Venezuela en su Asamblea de Cancún

OEA ASAMBLEA | 18 de junio de 2017

La Organización de Estados Americanos (OEA) buscará soluciones a la crisis de Venezuela mañana en una reunión de cancilleres previa a su 47 Asamblea General, que tendrá lugar hasta el 21 de junio en Cancún, en el Caribe mexicano. EFE

Cancún (México), 18 jun (EFE).- La Organización de Estados Americanos (OEA) buscará soluciones a la crisis de Venezuela mañana en una reunión de cancilleres previa a su 47 Asamblea General, que tendrá lugar hasta el 21 de junio en Cancún, en el Caribe mexicano.

El tema oficial de la Asamblea es "Fortaleciendo el diálogo y la concertación para la prosperidad", pero el asunto de fondo que definirá la cita será la posición de la región sobre la crisis política y social venezolana.

Mañana a las 14.00 hora local (19.00 GMT) los cancilleres tendrán una reunión de consulta para tratar de aprobar una declaración con propuestas para Venezuela, cuyo Gobierno se opone frontalmente a cualquier mediación de la OEA.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, asistirá al encuentro para "defender" a su país de lo que considera un "plan intervencionista" liderado por Estados Unidos y ejecutado por Gobiernos "de la derecha" en la OEA.

Rodríguez presentará batalla con un amplio equipo y varios ases en la manga, entre ellos, una posible propuesta de resolución sobre un asunto muy espinoso para el país anfitrión: el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa (Guerrero) en 2014.

La suya será la primera aparición de un representante venezolano en la OEA desde que el pasado 28 de abril el Gobierno solicitara la salida de la organización -que no será efectiva hasta 2019- tras convocarse una reunión de cancilleres en contra de su voluntad.

La sesión del lunes retoma ese encuentro, que se celebró el pasado 31 de mayo en Washington y tuvo que suspenderse tras cinco horas al constatar que no había acuerdo posible entre las dos propuestas de resolución presentadas.

El texto de EE.UU., México, Perú, Canadá y Panamá pide cancelar la Asamblea Constituyente en Venezuela y es muy crítica con el Gobierno de Nicolás Maduro, mientras que el documento de los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) -aliados tradicionales de Venezuela- no recoge esas demandas.

Por el momento, esas siguen siendo las propuestas que están sobre la mesa a la espera de que el Caricom, o ciertos países de ese grupo, planteen alguna alternativa de acercamiento, según explicaron a Efe fuentes diplomáticas.

Llegar a un acuerdo no será fácil porque en una reunión de cancilleres se necesita el voto de 23 para tomar cualquier decisión, los dos tercios de los 34 países representados (todos los del continente, salvo Cuba).

Así, sería necesario que nueve naciones se sumaran al grupo de los 14 promotores de la mediación de la OEA en la crisis venezolana -Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay-.

Todas las fuentes consultadas por Efe consideran ese un escenario poco probable, teniendo en cuenta que nunca han logrado un apoyo tan alto para sus iniciativas sobre Venezuela y que el Gobierno de ese país está haciendo una intensa labor diplomática para impedirlo.

La nueva reunión podría saldarse así de nuevo sin acuerdo, por lo que los 14 países impulsores del encuentro exploran alternativas, como tratar de aprobar un proyecto de resolución ya en la propia Asamblea General, donde solo se necesitan 18 votos.

Para esa votación, confían en contar con al menos 4 países del Caribe, como ha ocurrido en otras anteriores.

Si eso no fuera posible en caso de que el Caricom mantenga la posición de bloque por la que optó el pasado 31 de mayo, el grupo de los 14 sopesa emitir una declaración de prensa firmada con su posición sobre la crisis venezolana.

Esas propuestas pasan por pedir el cese del proceso de la Asamblea Constituyente, la liberación de los políticos presos, un cronograma electoral, abrir un canal humanitario, respetar la separación de poderes y permitir que la Asamblea Nacional -de mayoría opositora- tenga plenas facultades.

Esos puntos son inasumibles para buena parte de países del Caricom, fieles aliados de Venezuela y que durante años se han beneficiado de su petróleo subvencionado a través de Petrocaribe.

En lo que sí sería posible un acuerdo es en pedir al Gobierno de Venezuela que solicite ayuda humanitaria, que inicie un nuevo proceso de diálogo con la oposición y que acepte que un grupo de países ejerza como acompañante de ese esfuerzo.

El debate sobre Venezuela proseguirá con toda probabilidad durante la Asamblea, la máxima cita anual de la OEA, que será inaugurada la noche del lunes por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y concluirá el miércoles.

México