980x148

Trump da un primer paso para desmantelar por su cuenta la ley sanitaria de Obama

EEUU SALUD | 12 de octubre de 2017

Washington, 12 oct (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó hoy una orden ejecutiva para relajar algunos de los requisitos de Obamacare y empezar por su cuenta el desmantelamiento de esa ley de salud promulgada por su predecesor, Barack Obama, tras sucesivos fracasos republicanos para aprobar una nueva reforma en el Congreso.

"Estamos empezando ese proceso" de deshacer Obamacare "y lo estamos comenzando de una manera muy positiva", declaró Trump en un acto en la Casa Blanca antes de firmar la orden.

Pese a que la derogación y sustitución de Obamacare fue una de las promesas de campaña de Trump, hasta ahora los republicanos no han sido capaces de aprobar una nueva ley de salud en el Congreso, pese a que tienen el control de ambas cámaras.

La orden firmada hoy por Trump es el paso más significativo dado, hasta la fecha, por el mandatario para empezar a desmantelar la reforma de salud de Obama, que ha permitido a millones de estadounidenses acceder a cobertura médica.

Según denunció Trump, Obamacare "ha sido una pesadilla" para los estadounidenses, las primas de los seguros médicos "se han disparado" y en un tercio de todos los condados del país hay solo una aseguradora a la que recurrir para tener cobertura.

Por ello, el presidente subrayó que su orden está diseñada para proporcionar "alivio" a millones de estadounidenses ante los requisitos y cargas de la ley que promulgó Obama en 2010.

Según la Casa Blanca, el objetivo de la orden es "expandir las alternativas" a los planes de salud que ofrece Obamacare e "incrementar la competencia" para que los costes para los consumidores bajen.

El Gobierno de Trump busca, por ejemplo, que los ciudadanos puedan comprar seguros médicos fuera de sus estados de residencia, algo que no está permitido bajo Obamacare.

"El coste de Obamacare ha sido tan escandaloso que está destruyendo absolutamente todo a su paso", remarcó Trump, acompañado en el acto por su vicepresidente, Mike Pence, ejecutivos del ámbito sanitario y algunos miembros del Congreso.

En su discurso, Trump anticipó también que la orden firmada hoy "es solo el principio" y prometió seguir tomando medidas para dar "más alivio y más libertad" a los ciudadanos a la hora de elegir sus planes de salud.

Tras varios fracasos en el Congreso para sacar adelante una nueva ley de salud por la fuerte división interna entre los republicanos, el gobernante ha dicho que quiere negociar con los demócratas y tratar de acordar un proyecto bipartidista.

Hoy, el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, denunció que la orden firmada por Trump es el último de una serie de pasos que ha tomado el presidente "para sabotear el sistema de atención médica a expensas de millones de estadounidenses".

La medida de Trump elevará los costes para los ciudadanos más mayores y las personas con enfermedades preexistentes y añadirá "más caos a los mercados", según Schumer.

"Si el sistema se deteriora, no se equivoquen, la culpa recaerá directamente en el presidente", advirtió el senador.

Trump habló la semana pasada por teléfono con Schumer en un intento de revivir los esfuerzos en el Congreso para eliminar y reemplazar Obamacare.

De acuerdo con Schumer, lo que él le transmitió a Trump fue que los demócratas están dispuestos a trabajar con la Casa Blanca y los republicanos para mejorar las debilidades y problemas de la actual ley sanitaria, no para reemplazarla por otra.

Trump pone fin a subsidios fundamentales para el funcionamiento de Obamacare

Washington, 12 oct (EFE).- El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy haber decidido poner fin a los subsidios otorgados a las aseguradoras de cobertura sanitaria amparados en la actual ley de salud, lo que supone un gran revés para los mercados sanitarios.

"Con base a la orientación del Departamento de Justicia, el Departamento de Salud y Servicios Humanos ha llegado a la conclusión de que no hay fondos para los pagos de reducción de costes compartidos con las compañías de seguros bajo Obamacare", anunció la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado.

"A la luz de este análisis, el Gobierno no puede legalmente hacer los pagos de reducción de costos compartidos. La Cámara de Representantes de Estados Unidos demandó a la Administración anterior ante un tribunal federal por hacer estos pagos sin tal asignación, y el tribunal acordó que los pagos no eran lícitos", argumentó.

Esta medida se suma a la orden ejecutiva firmada hoy por el magnate para relajar algunos de los requisitos de Obamacare y empezar por su cuenta el desmantelamiento de esa ley de salud promulgada por su predecesor, Barack Obama, tras sucesivos fracasos republicanos para aprobar una nueva reforma en el Congreso.

Pese a que la derogación y sustitución de Obamacare fue una de las promesas de campaña de Trump, hasta ahora los republicanos no han sido capaces de aprobar una nueva ley de salud en el Congreso aunque que tienen el control de ambas cámaras.

Según alegó la portavoz, "el rescate de las compañías de seguros a través de estos pagos ilegales es otro ejemplo más de cómo la administración anterior abusó de los dólares de los contribuyentes y evitó la ley para apuntalar un sistema roto".

Las subvenciones, que tienen un valor estimado de 7.000 millones de dólares este año y se pagan en cuotas mensuales, pueden detenerse casi de forma inmediata ya que el Congreso no ha aprobado fondos para el programa.

Los expertos auguran que esta supresión de los fondos suponga un fuerte golpe para los ya frágiles mercados de Obamacare, pero el impacto podría ser menos severo de lo que hubiera sido hace unos meses.

Muchas aseguradoras habían tasado los planes del próximo año por lo alto, temiendo que Trump confirmara su amenaza de retirar la financiación, culminada hoy.

Algunos funcionarios estatales también tomaron medidas para aislar sus mercados en previsión del movimiento, y estados como California ya anunciaron medidas para estabilizar los precios de las pólizas ante este posible escenario.

Ante el anuncio de la Casa Blanca, los líderes demócratas del Congreso, Nancy Pelosi, de la Cámara de Representantes; y Chuck Schumer, del Senado, lamentaron y condenaron la postura del magnate.

"Lamentablemente, en lugar de trabajar para reducir los costos de salud de los estadounidenses, parece que el presidente Trump aumentará las primas de salud sin ayuda de nadie", apuntaron en un comunicado conjunto.

"Es un acto rencoroso de sabotaje vasto y sin sentido dirigido a las familias trabajadoras y la clase media en todos los rincones de EEUU. No se equivoquen al respecto, Trump tratará de culpar a la Ley del Cuidado de Salud Asequible, pero esto recaerá sobre sus espaldas y pagará el precio por ello", agregaron.

Los demócratas, que se han ofrecido en varias ocasiones a negociar una reforma bipartidista, insistieron en que la decisión del magnate llega ante su incapacidad de derogar y reemplazar el actual sistema de salud, como había prometido en campaña, por lo que quiere dinamitarlo desde dentro.

EEUU