980x148

Miles de personas piden ante el Congreso de EE.UU. una solución para los "soñadores"

EEUU INMIGRACIÓN | 06 de diciembre de 2017

Manifestantes participan en una protesta para mostrar apoyo al paso de la Ley DREAM en el frente este del Capitolio, en Washington. EFE

Raquel Godos

Washington, 6 dic (EFE).- Miles de personas se reunieron hoy a los pies del Capitolio de Estados Unidos para pedir una solución inmediata a la situación migratoria de los jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores", además de aquellos beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) que ven peligrar su prórroga.

Bajo lemas como "Dream Act Limpio Ya", y "Salvar el TPS", miles de personas se sumaron a una protesta cerca de las escaleras del Congreso para urgir a los legisladores en su labor por aprobar una ley que ayude a los inmigrantes que han hecho de Estados Unidos su país a regularizar su situación y alejarse de la incertidumbre.

Fátima Coreas, soñadora y miembro de la organización pro derechos de los inmigrantes Casa Maryland, insistió en entrevista con Efe en la necesidad de que los congresistas aprueben una ley antes de que concluya el año para que los jóvenes como ella puedan vivir tranquilos y continuar con sus vidas.

"No queremos más dinero para centros de detención, más agentes de inmigración en nuestras comunidades aterrorizando a nuestras familias. Por eso exigimos que el Congreso actúe ya, ya que sabemos que el próximo año muchos de ellos se van a reelegir y se van a enfocar en sus campañas", explicó.

"El mensaje que quiero que la comunidad americana sepa es que nosotros somos seres humanos, tenemos sentimientos. Hemos aportado a esta economía desde que llegamos (...). Muchos de nosotros tenemos nuestro propio hogar, tenemos nuestro propio vehículo, pagamos impuestos... Quiero que sepan que somos de ustedes", agregó.

El temor de estos jóvenes se consumó cuando en septiembre el presidente estadounidense Donald Trump revocó el programa de acción diferida que implementó su predecesor, Barack Obama, una orden ejecutiva para evitar la deportación de los "soñadores" a falta de una acción legislativa definitiva en el Congreso, aunque el plazo de dicha revocación vencerá en marzo.

Más 900.000 jóvenes inmigrantes que llegaron al país siendo niños se beneficiaron de este programa durante los últimos 5 años, con un alivio a la deportación y un permiso laboral que les abrió las puertas a un estatus temporal de casi plenos derechos.

Sin embargo, la decisión de Trump les ha colocado en la cuerda floja, y muchos temen que los congresistas no se pongan de acuerdo para rubricar una ley que les permita respirar tranquilos.

Un caso similar es el de los beneficiarios del TPS, ya que el mandatario ya ha puesto fecha de caducidad a aquellos que gozaban de él procedentes de Haití y Nicaragua, quienes en 2019 tendrán que abandonar el país si no encuentran otra solución legal, mientras que los miles de salvadoreños y hondureños que llevan años amparándose en este recurso también temen su fin.

Así les ocurre a Pastora Vásquez y Jessika Girón, de origen hondureño, y quienes viajaron desde Nueva Jersey para unirse hoy a la manifestación.

Ambas llegaron a Estados Unidos a finales de los 90, acogiéndose al TPS emitido por Washington para aquellos afectados por el Huracán Mitch. Ahora, tras 20 años en el país, "toda una vida", sienten que en cualquier momento una decisión del Gobierno les puede obligar a volver a Honduras, donde se vive "una situación terrible de violencia".

"Yo llegué hace muchos años a este país, he trabajado, he estudiado, he creado mi propia vida en este país. (...) Nuestras vidas están cada año en el limbo, pensando si tenemos seis meses más, doce meses más. Somos personas que hemos construido nuestra vida en EEUU, necesitamos una situación permanente", reiteró Girón, visiblemente emocionada.

"Hemos hecho las cosas bien por casi 20 años, somos TPS y exigimos una residencia permanente -insistió la hondureña-. No hemos hecho nada malo".

Jóvenes inician una huelga de hambre en EE.UU. para pedir por los "soñadores"

Los Ángeles (EE.UU.), 6 dic (EFE).- Un grupo de jóvenes inició hoy en Los Ángeles una huelga de hambre de tres días con el fin de pedir una solución para los jóvenes indocumentados beneficiados con la Acción Diferida (DACA), conocidos como "soñadores", y sin que perjudique a otros inmigrantes.

"Este es un esfuerzo muy chiquito comparado con lo que vamos a sufrir cuando perdamos nuestros permisos de trabajo y comparado a lo que ya viven más de once millones de indocumentados", dijo a Efe Rosa, una de las participantes y quién no quiso revelar su apellido.

Los trece jóvenes que iniciaron el ayuno hoy instalaron unas tiendas de campaña en la plaza a espaldas del Edificio Federal de Inmigración, ante la mirada de agentes federales, y bajo los lemas "Dream Act Limpio Ya", y "Salvar el TPS" se han sumado así a la campaña nacional para pedir a los legisladores una norma para los "soñadores".

"Vamos a estar aquí los tres días y noches, va a ser complicado por las condiciones climáticas y los incendios que tienen muy mal el aire, pero nada nos va a detener", advirtió José, otro de los huelguistas y que tampoco quiso dar su apellido.

Según Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (Chirla), el llamado de estos jóvenes se concentra en los congresistas republicanos, en especial en el líder de la mayoría republicana, Kevin McCarthy, representante de un distrito de California que comprende una gran parte de Bakersfield, una región agrícola de mayoría hispana.

"Los republicanos que han expresado apoyo al proyecto de Dream Act 2017 no han dado un paso en concreto y necesitamos que actúen, que pasen de las palabras a los hechos, y en esto McCarthy tiene una gran responsabilidad", aseguró Cabrera.

McCarthy en alguna ocasión ha mostrado simpatía por los 800.000 jóvenes que se calcula han sido beneficiados con DACA, recordaron los activistas.

Para Rosa, quién nació en Guanajuato (México) y llegó a Estados Unidos cuando tenía cuatro años, los legisladores republicanos no han querido entender la gran perdida que significa dejar a estos miles de jóvenes sin un permiso de trabajo y expuestos a una deportación.

"Lo que más me molesta es que por su falta de compromiso están arruinando el futuro de muchas familias, y por ende de nuestras comunidades, que al final también son el país", resaltó.

Un equipo médico estará pendiente de la salud de las nueve mujeres y cuatro hombres que en las próximas 72 horas tan solo tomaran agua.

El próximo viernes, el Congreso tendrá que votar el presupuesto y los demócratas han prometido negociar la propuesta si en la votación se incluye el proyecto que daría un camino a la legalización de los amparados por DACA, sin tener que perjudicar a otros inmigrantes.

En la Cámara Alta, el senador Chuck Grassley, de Iowa, propuso extender DACA por tres años, sin un camino a la residencia, en una propuesta que también busca otorgar fondos para el muro fronterizo y restringir las ciudades santuario.

"Estas propuestas son una cachetada para nuestra causa y (significa) seguir en una crisis para en tres años estar en el mismo lugar", aseveró José.

EEUU