980x148

Morales pide diálogo de la ciudadanía y las autoridades para superar la crisis política

GUATEMALA CORRUPCIÓN | 21 de septiembre de 2017

Un grupo de campesinos protesta contra la decisión de los diuptados afuera del Congreso hoy, jueves 21 de septiembre de 2017 en la capital guatemalteca. EFE

Guatemala, 21 sep (EFE).- El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, dijo hoy que la crisis política que vive el país, "que proviene de años atrás", se debe solucionar con un diálogo entre la ciudadanía y las autoridades electas democráticamente.

"La solución de la problemática del país, que proviene de años atrás, es una tarea compartida en la cual la ciudadanía comprometida puede contribuir de forma significativa de la mano de las autoridades democráticamente electas", dijo el mandatario en un comunicado, en el que evita mencionar las manifestaciones en su contra.

Morales, que no comparece ante los medios de comunicación desde hace más de un mes, respondió en un comunicado a la decisión del Congreso de no levantarle la inmunidad para que pueda ser investigado por un presunto delito de financiación electoral ilícita durante la campaña de 2015.

"Lo resuelto debe ser comprendido dentro del contexto de la independencia de poderes y el respeto al Estado de Derecho, el cual debe prevalecer", añade la nota, que destaca que se trata de un "ejercicio soberano".

El Congreso, por segunda vez en poco más de una semana, volvió a rechazar este jueves la posibilidad de desaforar al presidente para que pueda ser investigado por delitos electorales, como pidió el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en agosto.

La petición de antejuicio, junto con la intención de expulsar al jefe de la Cicig, el colombiano Iván Velásquez, desató una crisis que acabó con manifestaciones, que aumentaron esta semana, después de que el Organismo Legislativo intentara aprobar unas reformas al Código Penal que según varios sectores favorecían la corrupción.

Las reformas, aprobadas en el denominado "miércoles negro", blindaban a secretarios generales y candidatos de los partidos políticos del delito de financiación electoral ilícita y ampliaban la conmuta de penas de 5 a 10 años en varios delitos que podían ser pagados con fianza y no con cárcel, como el hurto, la extorsión o la prostitución y pornografía infantil.

Debido a esta inestabilidad, al menos cuatro ministros han renunciado a sus puestos en menos de un mes, tres de ellos esta semana, unas dimisiones que según dijo hoy a Efe el portavoz de la Presidencia, Heinz Hiemann, aún no han sido aceptadas porque se está procediendo al trámite administrativo oportuno.

"Hay un proceso administrativo que terminar y una responsabilidad civil que concluir (...). Pero el Estado no puede retener a una persona, el tema es cuánto tiempo debe pasar. No podemos dejar procesos a medias", reseñó.

Las marchas que se suceden cada semana desde agosto pasado vivieron este miércoles su punto más álgido, cuando más de 200.000 personas según la Procuraduría de Derechos Humanos, salieron a la calle en todo el país para pedir la renuncia del presidente y de los diputados, a quienes acusan de corruptos.

América